Rompiendo Barreras

Mi forma de pensar y de ver la vida cambió por completo cuando me hablaron de las 4 barreras que nos auto-imponemos y estas son: Seguro, Víctima, Perfecto, Emociones.
En este post y en los siguientes hablaré de estas barreras y como las usamos para boicotearnos ante nuestros sueños y deseos. Estas barreras no nos afectan a todos en la misma medida ni todas a la vez. En mi caso creo que la mayor con la que tengo que enfrentarme todos los días es la barrera Víctima.
Pero veamos la primera de ellas que es la de Seguridad.
Lo primero que olvidamos es que la vida es cambio, la vida no es estática. Aún así nos inculcan desde muy temprana edad la necesidad del cobijo de la supuesta seguridad: Tener un trabajo fijo, una relación estable, una casa para toda la vida, un seguro de vida, un seguro de la casa, etc. Seguridad, seguridad y seguridad.
Sin embargo esa seguridad es falsa. Nadie puede asegurarnos que tendremos trabajo toda la vida, las cosas cambian, los negocios prosperan o se hunden, hay crisis y recortes, despidos, o si no descubres que te están explotando de una forma inhumana y no estás dispuesto a seguir permitiéndolo.
Las relaciones sentimentales no son eternas. Sea por la razón que sea. Nosotros mismos no lo somos. Nadie puede asegurarte que la relación con tu pareja durará siempre.
No existe la seguridad en nada porque la vida es cambio y las situaciones no permanecen estáticas.
En realidad que sea así es lo que nos permite avanzar.
Una vez que aceptamos esa realidad somos capaces de ver que querer estar seguros antes de perseguir nuestros sueños u objetivos no es más que una excusa por el miedo al fracaso, la inseguridad de si alcanzaremos nuestros objetivos. Nadie puede asegurarnos si lo lograremos o no. Sin embargo si nunca damos el paso no los alcanzaremos.
El que depende de estar SEGURO nunca empieza nada.
Siempre me lamenté por no poder alcanzar mi sueño de ser escritor y publicar mis libros, sin embargo ahora sé que si no lo hice fue por mi miedo a no gustar, a ser rechazado por las editoriales, buscaba algo que nadie podía darme: la seguridad de que cuando mandase un manuscrito sería aceptado. Por tanto, nunca los terminaba y por supuesto nunca los mandaba para su evaluación.
Ahora tengo acumulados varios manuscritos empezados que pugan por recuperar su prioridad con las nuevas ideas que se me ocurren y muchos años perdidos. (Cuidado con eso, lo del lamento lo veremos en un próximo post, pero ya adelanto que el nombre de la barrera es Víctima).
Si tienes un sueño y lo quieres alcanzar olvidate de todas esas falsas ideas y conceptos sobre la seguridad. No existen. Son ilusiones que nos inculcan para que no nos salgamos de lo establecido. 
No te olvides que para alcanzar tu objetivo se empieza dando el primer paso y luego otro y otro. Todos los días. Sin permitir que el desanimo y el desaliento hagan mella en tí.
Se aprende más de los errores que de los éxitos.
Y si parece que tus pasos no dan resultado insiste, tarde o temprano recogerás los frutos.
Imagina que eres atleta y deseas participar en una importante competición ¿Qué harás? Pues entrenar todos los días. Y si no lo logras seguirás entrenando para volver a intentarlo.
Esto es lo mismo. ¿Quieres alcanzar tus metas? Pues a entrenar todos los días.
Nadie puede asegurarte que lo lograrás por que la seguridad es una ilusión y precisamente por eso tienes que ser consciente de la inseguridad nos rodea pero no debemos permitir que nos paralice y nos impida luchar por nuestros deseos.
Pero si no luchas por ellos no es probable que los alcances.

Anuncios

Publicado el 02/11/2012 en proyectos. Añade a favoritos el enlace permanente. 21 comentarios.

  1. Felicidades por tus magníficas y auténticas palabras de aliento que, sin duda, activan nuestra conciencia. Qué gran verdad, por parte de la condición humana, que mayoritariamente antepone la seguridad a cualquier atisbo de riesgo. Nuestros sueños y nuestras ilusiones quedan vetadas a causa del miedo que supone, la mayoría de las veces, salir de ese reducto, llamado comodidad, tras el cual solemos parapetarnos…

  2. Jonas, a por todas! Las barreras hacen mucho daño un abrazo juan re

  3. ¡Excelente, Jonas! Desgraciadamente muchas personas olvidan lo que de verdad importa es el esfuerzo. Saludos cordiales.

  4. Estoy total y absolutamente de acuerdo, Jonás. Y realmente es algo que he conocido (o de lo que he tomado conciencia) desde hace relativamente poco, con lo que te puedo asegurar que he vivido el 99% de mi vida aferrado a esa necesidad imperiosa de seguridad, que en cierto modo siempre se busca dentro del margen de incertidumbre en el que nos movemos. Y cuando lo asumes, lo interiorizas y de verdad estás convencido de que nada es seguro en esta vida… el cambio que se produce es impresionante.
    Estoy deseando leer sobre las otras tres barreras.
    Un saludo y gracias por compartir.

    • Muchisimas gracias por leer el post y agradecido de que hayas dejado tu comentario. Realmente es cierto que cuando eres consciente de esa incertidumbre tu forma de ver la vida sufre un verdadero cambio. Así lo he experimentado yo mismo. Recibe un cordial saludo.

  5. Creo que has captado y descrito la esencia educativa de varias generaciones.El intento de todo un sistema por educar en “Lo inamovible.”, a pesar de la evidencia.

  6. Bolívar Loján Fierro

    Hola Jonás

    No tenía barreras, como dicen muchos era millonario sin saberlo. De pronto tuve un accidente que truncó toda la buena racha, pero aquí estoy vez comenzando, nadie me habló de barreras, simplemente aparecieron. Tuve que aprender casi todo de nuevo, hasta caminar y entonces comencé a valorar más mis cosas y entender que un inventario grande no es indispensable. He escrito cuatro libros y eso me reconforta, y leerte mucho más. También entiendo a muchos que desisten y no los critico. Luego de haber sido triatleta y saber lo que es entrenar día a día y sufrir luego para aprender a dar pasos sin tener la seguridad de caminar algún día, no es para muchos, pero pude y espero esto también anime a unos cuantos.

    Un abrazo y buen camino

  7. Me es de provecho esta reflexión. Gracias.

  8. Carlos A. Aguado

    Buenos días Jonás. No te conozco pero sí conozco ese despertar del que hablas. Empezando mi nueva vida me he encontrado con tu blog por accidente (un accidente agradable). Desconocía la teoría de las barreras, aunque siempre he vivido entre ellas, como escritor y como ser humano. Todo cambia cuando te das cuenta de que todo cambia. Es muy cierto. Un abrazo y hasta pronto.

    • gracias por leerlo y compartir tu experiencia. Para mi descubrir que yo era mi propio obstáculo fue toda una revelación. Ahora ya tengo claro que si quiero lograr mis propósitos no hay lugar para las excusas y que en el fondo si lo había logrado hasta ahora era porque yo había tomado la decisión de no hacerlo y por tanto yo soy el único responsable de no haber luchado por mis objetivos hasta ahora.

  9. Articulazo… en un día como hoy leer esto ha sido lo que necesitaba. Siempre he pensado de esta forma, pero a veces con el paso del tiempo te acomodas a esa seguridad…

    Gracias por recordarmelo.

    • Así es, y nos pasa a todos, por eso no hay que bajar la guardia nunca. Si deseas de verdad lograr alcanzar tus sueños tienes que luchar por ellos todos los días y no dejarte atrapar por la falsa seguridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: