Archivos Mensuales: septiembre 2012

LA CONSTANCIA ES EL CAMINO

La constancia es una palabra que he usado mucho últimamente en mis conversaciones y escritos. Creo que la he convertido en mi propio mantra. Pero es que realidad esa es la base para alcanzar y llevar acabo los proyectos que uno se va proponiendo. Ya he puesto varios ejemplos de personas que luchan a diario para alcanzar sus metas y no voy a repetirlos ahora. Hablemos de ti. Hablemos de tus proyectos. No importa cual sea dibujar, escultura, escribir, carpintería, decoración, aprender un idioma, etc. Todos ellos tienen algo en común. Para realizarlos necesitas constancia, si bien es cierto que esta se alimenta de la auto-estima y con ello regresamos al tema de post anteriores.
Para llevar acabo tus proyectos debes alimentar tu propia auto-estima, y no permitir que las críticas destructivas hagan mella en ella. Imagina que te apasionan los idiomas y te propones aprender chino porque te apasiona su cultura y su historia. Sólo lo lograrás con la constancia diaria, es decir la disciplina, no debes permitir que el desanimo desvíe tu atención hacía distracciones. Para alcanzar esa meta necesitas dedicarle un tiempo todos los días. Da igual lo que te digan, da igual lo que piensen. Si esa es tu pasión con el esfuerzo diario al final lo alcanzarás y no tienes que rendirte por fracasos iniciales.
En referencia ha esto estuve hablando en los comentarios de un post anterior. Algunas veces las personas que nos aman en su deseo por evitarnos el sufrimiento intentan quitarnos esas ideas de la cabeza, no por malicia, ni envidia. Sólo por querer evitar que nos hagamos daños si nos caemos. Pero no hay que olvidar que todos los procesos de aprendizaje con llevan caer, levantarse de nuevo y seguir intentándolo. Lo hacemos al aprender a caminar, al aprender a ir en bici, los pájaros lo hacen al aprender a volar, etc. Del mismo modo, con nuestros proyectos, si nos caemos, hay que levantarse y seguir intentándolo.
Constancia es la clave. Practicar todos los días. Sin olvidar que todos los días debemos apartar los pensamientos negativos que nos asaltaran, todos aquellos que empiezan con “no puedo…”, “yo no sirvo para esto…”, etc. Alimentar nuestra auto-estima con frases tipo “puedo hacerlo…”. Quizás deberíamos anular de nuestro vocabulario la palabra “no”.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: