El Poder del Miedo

“No conoceréis al miedo. El miedo mata la mente. El miedo es la pequeña muerte que conduce a la destrucción total. Afrontaré mi miedo. Permitiré que pase sobre mi y a través de mi. Y cuando haya pasado, giraré mi ojo interior para escrutar su camino. Allá donde haya pasado el miedo ya no habrá nada. Sólo estaré yo.”

“Es toda una experiencia vivir con miedo, ¿no es así? Eso es lo que significa ser esclavo”.

“El miedo mata la mente” así de claro lo dice la famosa Letanía contra el Miedo que aparece en Dune. En un post anterior hablé sobre la obsesión de Edgar Allan Poe por la muerte aunque sin duda sus relatos reflejaban su mayor miedo: “ser enterrado vivo”, ello lo llevó a diseñar complejos sistemas para pedir auxilio en caso de sufrir un “enterramiento prematuro”. Últimamente “el miedo” es un tema que ha aparecido en varias conversaciones que he tenido, en muchas de sus variantes, ya sea el miedo a perder un ser querido, perder un trabajo, perder la casa, etc.

Sin duda el miedo es una fuerza, y esta mueve el mundo, por desgracia quizás lo mueve con más fuerza que el amor, y no digamos en los tiempos que corren. Su poder es tal que es capaz de paralizarnos o de empujarnos a las acciones más irracionales, no es extraño que este sea un tema recurrente en la literatura (reconozco que aparece en algunos de mis relatos), en el cine, en los videojuegos, etc.

¿Mis temores?¿A que le tengo miedo?

Al fracaso, a perder a mis seres queridos, a desvanecerme en la nada, a perderme, y una larga lista de fobias. Quizás la más atenazante y con la que me resulta más difícil lidiar es el miedo a no ser capaz de tirar adelante este proyecto que apenas he iniciado, en los tiempos que corren el horno no está para bollos y la apuesta es arriesgada. Aunque por otro lado también es cierto que las herramientas existentes son las mejores, esta oportunidad actual es única y aquí en España apenas ha empezado a despuntar. Pero si lo pienso, en realidad, no hay nada garantizado, ni que alcance mi sueño de ver mis libros publicados, ni que mañana siga el mundo como ahora. ¿Entonces tiene sentido tener miedo? La respuesta es no, aunque todos lo sintamos, se dice que el miedo forma parte de nuestro instinto de supervivencia, ¿pero es así o juega en nuestra contra? Por miedo no hacemos nada en situaciones de riesgo, el miedo a la soledad nos puede llevar a permanecer atados a una relación que nos anula y destruye, racionalizándolo con todas las excusas y promesas de cambio que nos queramos hacer. Lo más curioso es que si nos enfrentamos a ello, y una vez superado, nos damos cuenta de que en la mayoría de los casos no era para tanto. Pero aún así, a sabiendas de que no era para tanto, cuando nos volvemos a enfrentar con una situación parecida volvemos a caer en las garras del miedo, olvidando que en nuestra anterior experiencia aprendimos que había sido una reacción innecesaria.

El miedo tiene tanta fuerza que es el arma más usada, desde tiempos inmemorables (el miedo a la ira de los dioses) hasta la actualidad (miedo a la crisis) da igual en que país se viva, de una forma u otra el miedo es usado para controlar a las personas. Un claro ejemplo fue el temor que el gobierno de los EEUU inculcó en sus habitantes sobre la amenaza de los comunistas y la guerra nuclear. Hablar de los EEUU es fácil porque es un país muy visible, pero no creo que exista un gobierno que no use el miedo de alguna forma, aquí en España desde la guerra civil se habla de las dos Españas, y esa es una de las formas ocultas de usar el miedo, resaltar las diferencias en vez de hablar de las cosas que nos unen.

¿Cuales son tus miedos? Pero no fobias, como pueda ser a las arañas, si no ¿cuales son tus temores reales? Ahora piensa, ¿son reales? ¿o son impuestos? Quizás pienses ¿Como saber si son impuestos? Eso es lo más difícil de descubrir. Yo creo que casi el 90% de mis temores y miedos son impuestos.

El primer miedo que me impusieron fue al demonio y al infierno, reconozco que me costó liberarme de ellos, quizás sea porque los que te inculcan cuando eres niño son los que con más fuerza se arraigan.

Recuerdo que tras descubrir el mundo de los libros y mi pasión por escribir lo primero que me dijeron fue: “Quítate esos pajaritos de la cabeza porque nunca podrás vivir de escribir, eso solo es para unos pocos elegidos que nacen con un don especial”.

Superar eso, el miedo a fracasar, es algo con lo que aún estoy trabajando, cada día debo repetirme que el único modo de alcanzar mi sueño es con la perseverancia y escribiendo todos los días, recordándome que si dejo que me domine el miedo nunca alcanzaré mis metas.

Fotografía de damnedEvans. http://www.flickr.com/photos/60018715@N00/312331760/

Anuncios

Publicado el 03/05/2012 en proyectos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 44 comentarios.

  1. Cuanta razon hay en este escrito! Cuanto hemos perdido por el miedo, y cuanto hemos dejado de ganar por el.
    Saludos

  2. Jonas Cobos

    Gracias por leerlo y compartir tu opinión.

  3. El miedo es tan poderoso que fue utilizado por los dictadores del mundo, y lo siguen utilizando con las poblaciones ignorantes. Si hablamos de miedos personales, el mayor creo que es el miedo a morir sin haber realizado nuestros deseos. Creo que debes dejar tus temores a un lado y seguir con tu proyecto, que así como has sabido proyectar tus emociones, tus temores y dudas en este artículo, sabrás hacerlo en la novela que te propongas. Total, no hay peor gestión que la que no se hace. Si no sale bien el experimento, al menos lo habrás intentado y somos varios que ya te conocemos y nos haremos eco de tu libro.

    Besos,
    Blanca

    • Jonas Cobos

      Gracias, como siempre es un placer leer tu opinión y tus palabras de ánimo y apoyo me dan fuerzas para seguir luchando.

      Besos.

  4. MARTA MARTIN

    Felicidades por tus 1000 visitas!!! Muackkkk

  5. Totalmente de acuerdo contigo, Jonas, el miedo es nuestro peor enemigo, reconocerlo y hacerle frente ya es un gran paso.
    Un abrazo.

    • Jonas Cobos

      Gracias, Sara por leerlo y compartir tu opinión en el blog, la verdad es a veces es muy difícil distinguir entre miedo y sentido común. Algunas veces lo que llamamos sensatez es miedo camuflado.

  6. Escribes muy bien amigo y suscribo tus palabras.
    Un abrazo y toda la suerte del mundo.

  7. No hablare del post, sino del microrelato “Pisadas en la arena”.
    Me ha gustado mucho.
    Por alguna extraña razón había postpuesto su lectura, pero una vez decidida no puedo más que darte las gracias por dejar que lo disfrutemos.
    Por un momento estuve en esa playa deseando que se diera la vuelta y corriera a tus brazos.
    En fin enhorabuena, seguiré tus “pisadas en la literatura” con mucho interés.

    • Jonas Cobos

      Gracias por leerlo, agradezco que me hayas hecho saber que te ha gustado. Palabras como las tuyas son las que me animan a seguir adelante con este proyecto. Muchísimas gracias de corazón por estar ahí.

      • Aunque a veces pueda no parecerlo….estoy con la misma ilusión del primer día…o más.

      • Jonas Cobos

        Gracias, todo apoyo es bien venido y tus palabras siempre lo han sido. Parte de la energía de todo este proyecto proviene de ti.

  8. Cuando uno tiene esa capacidad y don por la escritura, no lo debe dejar. Por cierto la imagen da mucho mieeeeeeeeeeedddo.

  9. José María Lluch

    Ah, el miedo. Ese gélido gusano que parasita tus músculos hasta detenerlos en el tiempo…

    Muy buen post, Jonas.

  10. Antony Sampayo

    Como bien lo dices, nacimos con miedo, y está en nosotros morir con el o desecharlo para siempre.
    Entretenido artículo.

    Abrazos.

  11. Muy interesante reflexión.
    El miedo nos paraliza, aunque en un cierto grado, es un instinto natural que nos permite sobrevivir.
    Hay un miedo peor al del fracaso: es el miedo al éxito, y mucha gente se boicotea a sí misma a causa de ese temor.
    Saludos!

    • Gracias Lola por pasarte por mi blog, es un placer leer tu opinión y comparto lo que expones, creo que ese el miedo que quizás más aterra, el alcazar tus metas.

  12. Abiel Meza Martin

    El miedo, esa angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario, ese sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que se desea. Es cierto que existen muchos miedos, unos impuestos desde que el hombre tiene conciencia de su existencia como ser humano y otros que nos hemos ido imponiendo con el paso de los años.

    Los héroes reales sienten miedo antes de actuar, es natural, pero actúan por un bien mayor al poder del miedo.

    La mayor parte de nosotros NO somos héroes ni de cine, ni de novelas, ni tampoco esos héroes que surgen de cuando en cuando sacando a una persona de un edificio en llamas, de las vías de un tren, o neutralizando a un posible enemigo. No lo somos. En realidad nos hace ser más gregarios, a que nos unamos más en grupos, a polarizar la sociedad creando nuestras propias “pequeñas” sociedades. Esa es la razón por la que se habla tanto de los zombies y otros seres similares, pues esos seres muestran hacia que lugar conduce el miedo en nuestra sociedad, son una alegoría de hacia dónde nos puede llevar nuestro miedo.

    Como dice Jonas Cobos, debemos de analizar de donde procede ese miedo, ese temor, y descubriremos que muchos de esos miedos nos son inculcados desde diversos medios y fuentes. Es un miedo irreal y falseado, pero que nosotros hacemos real al creer que ciertamente es así. Al hacerlo real, descubrimos que le damos poder a lo que produce ese miedo. Desde hace años desde medios educativos se impuso la idea de ser uno mejor que el compañero de al lado perdiéndose la idea del verdadero compañerismo y colaboracionismo. Eso permite que ciertos lobbies puedan crear, basándose en el miedo que nos trasladan a través de los diversos medios de comunicación, “grupos” y “asociaciones” que alegando la defensa de derechos, una defensa que sería lógica y real, promueven verdaderamente la anarquía social en todos los campos.

    Si, el miedo sirve para crear una gran mentira que no tiene nada que ver con colores políticos o clases sociales si no con el anhelo del hombre de tener Poder sobre los otros hombres. Un anhelo que está en todos y cada uno de nosotros.

    Es cierto, el miedo para cada uno de nosotros es algo real aunque sea en realidad un miedo impuesto a nuestra imaginación. El problema existe cuando las personas no son capaces de distinguir entre el miedo al peligro que realmente existe y el miedo al peligro que nos hacen imaginar que existe. La sociedad cuando pierde en cultura, pierde esa capacidad de distinción, y con ello el libre albedrío para poder actuar para defenderse cada uno y defender a otros.

  13. Yeira Guevara

    Muy cierto, el miedo puede acabar con un ser humano, puede llevarnos a quedarnos en el camino. Sin embargo, entre más nos acerquemos a la luz que es Dios mismo, el miedo, “la oscuridad”, desaparecerá. Bendiciones, Yei.

  14. Ramón De Pool

    Buena reflexión amigo Jonas,el miedo ha sido la herramienta de dominación utilizada mundialmente por los dictadores, pues la razón no los acompaña…
    Un abrazo

  15. Hola, a veces el miedo es peor que la realidad… si uno tuviera el valor de enfrentarlo… sería ideal…

  16. El miedo nos hace precavidos, sensatos, refuerza nuestro sentido de prudencia, ayuda a prolongar nuestra supervivencia; pero debe ser siempre un estado pasajero. Una bandera de alerta que nos obligue a reflexionar sobre las consecuencias, antes de avanzar fuera de nuestra zona de seguridad y comodidad. Con tristeza, muchas personas hacen del miedo una forma de vida, un refugio, una excusa constante. El miedo alimenta la hoguera en donde se destruyen todos los sueños.

  17. Bolívar Loján Fierro

    Hola Jonás

    Yo estoy aprendiendo a vivir con él para luego superarlo. Un accidente casi me saca de circulación, pensé nunca más poder caminar, pero aqui voy pococ a poco, escribiendo muchco, mucho, quizá no reciba dinero pero recibo vida y es bastante. Gracias por tu artículo.

    • Gracias por leerlo, siento responder tan tarde pero estoy en la recta final de ultimar mi próximo libro y me consume mucho tiempo. Créeme que pienso que esta vida consiste en eso, superarse a si mi mismo y lograr hacer cosas que antes no hubieses creído posible. Muchas gracias por compartir conmigo tu experiencia.

  18. El miedo te paraliza, te atenaza, no te deja caminar ni pensar con claridad.
    Es el poder del poderosos y perverso a la enésima potencia.
    Si lo pensamos bien, cada elemento usado en su justa medida nos ayuda a crecer. El miedo no va a ser menos y nos ayuda a ser precavidos y a saber vencerlo superándolo y enfrentando nos a el.
    Un gran artículo.

  19. Elvira Villaseñor

    Me gusta el giro que le das a tu comentario. No cabe duda que la mejor forma de vencer los miedos es haciéndoles frente, hasta que estos se diluye. Aprender a manejar el miedo puede ser un motor para destacar y salir adelante, incluso en las situaciones más adversas.
    Saludos desde México, D.F.

  20. Abiel Meza Martin

    Igual que Pilato le dijo a Jesús: “Y, ¿Qué es la Verdad?”. Pregunto yo; “¿Qué es el miedo?”. La verdad, el texto expone una idea particular del miedo, aunque para cada persona son distintos los temores y los miedos. Por ejemplo, ese miedo del que habla sobre el Demonio o el Infierno, yo nunca lo he percibido como un miedo, muy al contrario me ofreció su existencia o no existencia un camino para la imaginación y la fantasía…
    Creo que la mayor parte de los miedos son inculcados por el ambiente social, el pensamiento del grupo en el que uno se mueve o con el que se siente más cercano mentalmente o ideológicamente… Todo miedo o, más bien, todo temor es impuesto o más bien nos es ofrecido como un producto más que nosotros podemos o no “comprar”. El miedo a perder el trabajo, a perder la casa por causa de no poder pagar la hipoteca y un largo etcétera nos son vendidos y una gran parte de la sociedad los ha comprado sin pensar la razón verdadera, el verdadero origen de esos miedos. Pero para que sirven, en muchos casos para que una persona no ofrezca ideas a su jefe para mejorar el rendimiento de la empresa (lo que haría que fuese tenido en cuenta por la dirección de la misma) u otras razones similares. No nos lo planteamos lo compramos y se lo vendemos a otros para que se sientan como nosotros.
    Un ejemplo sencillo, ahora mismo hay un sector social que propone el paso del actual modelo a un modelo republicano, se lo han ofrecido como un producto con su campaña de marketing, y lo mismo pasa con la versión opuesta la idea de la monarquía parlamentaria. Las dos cosas nos están siendo ofrecidas como un producto. Más creo que hace falta evaluar conscientemente, con lógica, y no con el corazón y el sentimiento, si realmente se mejoraría pasando o no a una república o manteniendo una monarquía parlamentaria como la actual. Con el miedo pasa lo mismo. Nos lo ofrecen, nos ofrecen muchos miedos. Lo hacen a través de veladas mentiras y conceptos que pueden tener varios significados o ser fácilmente tergiversados.
    Actualmente, es el miedo que nos han estado vendiendo lo que hace que no baje el paro, que no se cree más empleo, de que muchos jóvenes (y no tan jóvenes) dejen nuestro país tras “algo” que muchas veces no encuentren. El problema es que ese miedo lo están vendiendo los medios de comunicación (de derechas y de izquierdas), los partidos políticos (de derechas y de izquierdas), los que abogan por independencias o no independencias. En definitiva, el miedo actual que siente la mayor parte de la sociedad es un falso miedo que han vendido y usado aquellos que quieren mantener el poder en sus manos.
    Necesitamos más “Juanes Sin Miedo”, más gente que se sacuda esa influencia y con valentía realice acciones reales coherentes.
    Hablando con los más mayores. Muchos están comenzando a temer que vuelva a tener lugar una nueva Guerra.
    El miedo hace eso. Hace que temamos lo que es, lo que fue y lo que podría llegar a ser. La cuestión es saber que: lo que fue, es pasado y ya no nos puede hacer daño; lo que es en el presente lo podemos cambiar con nuestras acciones presentes; y lo que podría llegar a ser, es futuro y depende de lo que hagamos en le presente y las decisiones que tomemos en este momento. Es como en las películas de terror, cuando las vemos todos sabemos que va a pasar en cada momento por la música y las acciones de los personajes, y a pesar de ello muchas veces nos asustamos al ver una de esas películas. Deberíamos de ver la vida como una de esas películas para no actuar como personajes de ella. Sólo así comprenderemos la naturaleza del miedo como producto subjetivo que nos es ofrecido y tendremos la capacidad de decidir si queremos o no asustarnos y tener miedo.

    • Muchas gracias por leer el post y compartir tu opinión. Como bien dices y eso es aplicable en todo, en última instancia es decisión nuestra adoptar esos miedos o no.

  21. MARI LIZARRAGA

    Hola Jonas le saludo muy atentamente desde Bolivia.
    me gusta tu comentario, sabe yo me consideraba como un extraterrestre no podia hablar frenta a publico todo el cuerpo me empezaba a templar por miedo a rechazo social etc.
    Ahora puedo decir que ya no tengo mucho miedo he superado bastante, GRACIAS A TU COMENTARIO.

  22. Amal alhajam

    El tema es muy importante ,un estilo refinado y un maravilloso escritor ! Bravo JONAS COBOS !!!

  23. Amal alhajam

    Tanger 20/11/2014
    Hola Jonas .
    Sé que el significado del miedo cuando mi padre murio, y ese sentimiento crecio en mi pensado …”si mi madre que todo lo que me muera????!!!”después de anos mi madre murio y mi miedo tambien …el mejor cura Jonas par el miedo no hagas preguntas mas allà de la razon , preguntas solo Dios sabes la respuesta….escribe Jonas y no piensa si serà publicado el libro o no , suficiente par que usted alcanzo so deseo….no pensar en perder dinero,casa,trabajo porque todas estas cosas no tienen valor para la salud y el “bienestar”del cuerpo……olvide el passado ,vive la presente ,….todos las esperanzas de”la bondad” en futuro Jonas….
    Amal Alhajam.

  24. Marie-Laure Sénbire

    El miedo, los miedos hacen parte de nuestra vida. Algunos te pueden paralizar, a otros los superas y te engrandeces por ello. El que no tiene miedo no está vivo, ni ama, ni arriesga ni siquiera piensa en el futuro siempre desconocido y entonces temible. Le pasa al miedo como a las pasiones: los hay que nos hacen más fuertes, de otros somos los esclavos.. No hay UN miedo como no hay UNA pasión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: