Archivos Mensuales: mayo 2012

La Fuerza Interior

En el post anterior hablé sobre el Poder del Miedo y de como este nos puede anular y convertirnos en nuestro peor enemigo, pero hoy quiero hablar sobre otra fuerza que mueve el mundo y es la fuerza interior, la fuerza que da el creer en uno mismo.

Todos conocemos historias de personas que habiendo crecido en entornos humildes logran alcanzar sus sueños y triunfar en sus objetivos. No soy aficionado al tenis pero siento admiración por Rafa Nadal, sus logros son continuos y mantiene dos cosas: sencillez y constancia. Bien es sabido que no gana todos los partidos pero no permite que eso le desanime y le venza. Lo que me lleva a la constancia, esa es la clave de todo, porque se basa en creer en uno mismo.

Crecemos en un mundo en el que se nos dice que para triunfar en algo tienes que ser tocado por la mano de Dios, ser especial… ¡De eso nada! Sólo necesitas dos cosas: creer en ti y que te guste lo que estás haciendo.

Nos educan para hacernos creer que solo unos “dotados” pueden mover el mundo y que si nosotros lo intentamos fracasaremos, con ese miedo al fracaso nos manejan.

No lo olvides el miedo empieza y termina, luego desaparece. Si Edison hubiese desistido al fracasar su primer intento de lograr una bombilla eléctrica hoy en día seguiríamos usando lamparas de aceite, pero creía en si mismo, tuvo constancia y logró su propósito. No desfalleció ante los numerosos fracasos (más de mil intentos).

El miedo va y viene, pero la fuerza interior está dentro de nosotros, de todos nosotros, y el primer paso para romper la barrera que nos ponemos con el miedo es dejar de decir “yo soy así…”, “solo sirvo para…”, “no sirvo para…” todos tenemos la capacidad de aprender y nunca es tarde para ejercitarla, y sinceramente luchar contra el miedo al fracaso es una nimiedad comparado con luchar contra una enfermedad que vaya deteriorando tu cuerpo hasta límites impensables e inimaginables. Para mi Stephen Hawking es un ejemplo permanente de la Fuerza que hay en nuestro interior, le diagnosticaron la enfermedad con 21 años y con pocas perspectivas de vivir. Pero ahí está, a pesar de su enfermedad, luchando día a día, convirtiéndose en uno de los físicos más importantes del mundo, escribiendo libros, participando en documentales, etc. ¿Acaso crees que si se hubiese dejado vencer ante su enfermedad habría logrado todo lo que ha conseguido?

Ahora piensa, Hawking es una persona como tu, como cualquiera de nosotros, sus logros se deben a su creencia en si mismo, a la constancia, a la lucha diaria, esa es la llave.

En cuanto a mí, he tardado 45 años en comprender esto, pero ahora tengo claro que si mi primer libro es un fracaso no me detendré, ni tampoco si lo es el segundo o el tercero, por primera vez creo en mi capacidad para lograrlo y no dejarle de luchar por ello ni un solo día, por que la persistencia es la clave y combatir el miedo al fracaso es más fácil de lo que pensamos, empieza por mirarte al espejo y decir: “Puedo hacerlo”.

No permitas que nadie te diga que eso sólo pueden lograrlo unos pocos elegidos, porque es mentira y refleja el temor de ver en nosotros el recuerdo de sus sueños abandonados.

Tu puedes hacer lo que te propongas.

No importa tu edad y ni tu sueño, puedes hacerlo.

Fuente foto: momento24.com

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: