Archivos Mensuales: abril 2012

La Otra Cara de Blade Runner

“Es toda una experiencia vivir con miedo, ¿verdad? Eso es lo que significa ser esclavo”.

Recuerdo que cuando vi por primera vez la película Blade Runner, no desentrañé muchos de los matices de los que me he dado cuenta desde entonces.

De sobra son conocidas las últimas palabras del replicante “Roy”, con su sentencia: “Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia”. Pero retrocedamos unos minutos más en la secuencia, Deckard cuelga del saliente de un rascacielos luchando por lograr un lugar donde agarrarse y salvar su vida, entonces Roy le dice: “Es toda una experiencia vivir con miedo, ¿verdad? Eso es lo que significa ser esclavo”. Bendito YouTube, he revisado esa parte de la secuencia varias veces sin detenerme en ella, pues mi atención estaba centrada en lo de “Lágrimas en la lluvia”, mucho más poética. Hasta que me di cuenta del giro que esas palabras le daban a toda la historia en sí.

Veamos porque digo esto: la primera impresión es que unos seres artificiales rebeldes se han infiltrado en la tierra y deben ser eliminados. Ese sería inicialmente el punto de vista del protagonista, aunque a medida que se desarrolla va dando pistas sobre sus sentimientos con respecto a su profesión. De hecho él mismo se califica de ex-asesino.

Quizás el haber estado viendo la serie Spartacus tiene que ver con ese cambio en mi modo de ver la historia de esta película. El que Roy le diga que ser esclavo es vivir con miedo es muy revelador. Quizás porque el tema de la esclavitud sea mencionado de pasada al inicio de la película nos lleve a no considerarlo de importancia. El hecho es que los replicantes son esclavos, seres creados genéticamente para que lleven acabo las más duras y peligrosas tareas en las colonias.

Si quitamos que son creados genéticamente, cambiamos el entorno y la época la situamos en el Imperio Romano, tendremos unos esclavos cuyas vidas son despreciadas. Obligados a ejecutar las tareas más duras se rebelan contra sus opresores y son eliminados por las fuerzas del orden.

La visión de los replicantes como esclavos que se rebelan porque desean una vida en libertad está eclipsada por la obsesión de éstos por los recuerdos. Al ser creados ya adultos en un laboratorio carecen por completo de aquellos, aún así no quita en absoluto que no padezcan, que no sufran como el resto de los seres vivos y que no les atormente la certeza de que sólo vivirán cuatro años (el miedo del esclavo a que ordenen su muerte solo por diversión de sus dueños se ve muy reflejado en la serie Spartacus).

Aunque Blade Runner sigue siendo para mí un clásico del cine de ciencia ficción, la historia que cuenta, al menos así lo veo ahora, es como si Kubrick hubiese contado Espartaco exclusivamente desde el punto de vista romano.

Quizás alguien debería animarse a dar una vuelta de tuerca al tema y contar la versión de los replicantes, mostrando las duras condiciones en que son obligados a vivir esos cuatro años de vida que les conceden.

¿Si tu supieras con certeza que sólo vivirás cuatro años te conformarías con vivirlos en una absoluta esclavitud? o acaso ¿intentarías vivirlos en libertad?

A %d blogueros les gusta esto: