EJERCICIO CONFLICTO EXTERNO

Siguiendo con el curso de escenas, toca el conflicto externo, este es muy propicio para que surjan los conflictos interpersonales, como ejercicio se nos propone escribir un introducción que explique el conflicto externo, para luego pasar a escribir una escena en la que se muestre a dos personajes con intereses opuestos a raíz del conflicto externo este es el resultado que obtenido en este ejercicio (ojo, esto son puros ejercicios para desarrollar el uso de los conflictos en las escenas, no encontrarás en ellos un texto revisado ni editado):

Anteriormente en Invasión… Un asteroide del tamaño de un melón choca en las cercanías de una ciudad, aunque al principio no parece afectar demasiado a la vida de la población pues la onda expansiva producto del choque casi no llega a la urbe, el caos se produce cuando el meteoro explota causando una potente onda de pulso electromagnético que golpea con toda su furia a la ciudad, a causa de ello todos los dispositivos electrónicos dejan de funcionar al mismo tiempo, eso incluye, telefonía móvil, ordenadores, cajeros automáticos, cámaras de seguridad, y toda clase de aparatos.

 

“…Aunque al principio pensó que no tardaría en volver el orden a la ciudad la verdad era que la situación estaba empeorando muchísimo el suministro eléctrico había cesado por completo pocas horas después del impacto, Rafael pensó que los sistemas de emergencia se activarían en cualquier momento. Cuando ya había trascurridos dos horas desde la caída de la corriente eléctrica y esta no se había restablecido, pensó en acercarse por si podía echar una mano.

Los disturbios en las calles iban en aumento, y los dispositivos móviles estaban inservibles, aislando la ciudad de cualquier ayuda externa. De modo, que tras varios minutos de dudas, se encaminó hacía la central eléctrica, en pocas horas anochecería y estaba más que claro que la oscuridad absoluta serviría de cobijo para todos aquellos que quisieran aprovecharse del caos reinante.

En más de una ocasión escuchó alguna detonación lejana, y luchas de peleas, intentó por todos los medios evitar las zonas que parecían haber caído bajo el poder de bandas armadas, que se dedicaban a asaltar a todo aquel que se atreviera a salir e su casa.

Que Rafael decidiera acercarse a la central en un intento de aportar su grano de arena para que todo recuperase su cauce normal, no pensó por ni por un momento que aquella idea se le hubiese ocurrido a nadie más, simplemente pensó que sus conocimientos de electricidad podrían ser de ayuda. Todo eso se derrumbó cuando al cruzar la alambrada de la central vio los dos cadáveres vestidos con un mono azul en cuyo centro destacaba una macha roja que iba creciendo, los casos blancos que llevaban no les habían servido en absoluto para salvarles la vida, no cuando lo que les había golpeado eran dos balas. La puerta del edificio central estaba abierta de par en par, Rafael se quedó quieto durante más de diez minutos en una lucha interna, nunca se había considerado un héroe y no creía que fuera a empezar en ese momento, lo único que lo empujó a entrar fue que las cosas se podrían mucho peor sin luz de lo que ya estaban y era evidente que alguien se había propuesto que así fuera, tenía que hacer algo antes de que el asesino de los trabajadores causara daños irreparables en la central.

Con paso cauteloso se adentró en la boca del lobo que era la puerta, a pocos metros y tras cruzar un largo pasadizo en tinieblas, llegó a una enorme sala que contenía toda la maquinaría de la central, incluso los generadores de emergencia, el sonido de un alegre canturreo le guio hasta los controles del sistema de emergencia, y allí lo descubrió, Mario estaba enarbolando un pesado mazo que se disponía a descargar en los controles, esbozaba una sonrisa en la que destilaba furia y odio, era uno de los peores criminales que hubiese conocido la ciudad y sinceramente a Rafael no le hacía ni pizca de gracia la idea de enfrentarse a él, verlo juguetear con aquella enorme maza de acero le puso los pelos de punta, tenía que hallar algún modo de alejarlo de allí…”

Anuncios

Publicado el 23/02/2012 en cursos y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: