VOY A TENER QUE SALIR

Han transcurrido tres días desde que todo empezó, y viendo que apenas me queda algo de comida, siento la necesidad de plasmar en estas rápidas líneas lo que está sucediendo, pues es muy posible que no sobreviva a esta situación. Estoy atrincherado en la cocina de mi casa, la basura se está acumulando por todos lados, no me atrevo a entrar al salón, no puedo salir de mi casa.
Hace dos noches, cuando llegué a casa después de un duro día de trabajo, fui atacado por el televisor. Sí, sí, lo sé es completamente absurdo y de locos, pero así fue, me persiguió por todo el salón, intentando morderme con sus dientes de cristal, su pantalla se había fracturado en una deforme boca. En mi vida había pasado tanto miedo, esos dientes cristalinos por poco me arrancaron los dedos de mi mano derecha cuando intenté esconderme detrás del sofá. Desde allí vi la puerta de la cocina y corrí hacia ella, al tiempo que notaba como una punzada entraba desgarrando el músculo de mi pierna derecha, por suerte apenas me arrancó un jirón de pantalón y algo de piel, conseguí llegar a la cocina y cerrar la puerta, estoy a salvo por el momento, la herida a dejado de sangrar…
El televisor está ahí al otro lado de la puerta destrozando los muebles del salón, tarde o temprano tendré que salir y enfrentarme a él, la comida de la alacena se está terminando y aunque la cocina es relativamente el olor de las heces se está volviendo insoportable. Por desgracia el interruptor general de la electricidad está situado en el pasillo al otro lado del salón, y el televisor está esperándome para devorarme, voy a tener que salir y enfrentarme a él.

Old Television por Beige Alert – http://www.flickr.com/photos/53332339@N00/323448870/

Anuncios

Publicado el 02/01/2012 en relatos y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Jajaja, hombre, un televisor asesino… ingenioso, el tema esta bien tratado. Saludos!

  2. Aveces cuando padezco lo mismo… De ver tanta TV, siempre digo… “TV debes agradecerme a mi que te observo, ya que sin mi tu vida no tendría sentido, vivirías en una vitrina de descuento, sin cumplir la finalidad por la cual fuiste creado”

    • Jonas Cobos

      Desde que me pasó eso la tengo castigada en un cuarto y sin cable de antena ni nada, creo que llevo más de dos años sin verla, no soporto los cortes publicitarios.

  3. Me ha encantado este cuento, Jonas, la verdad, ocurrente y diría muy alegórico.

    Besos!
    Blanca

    • Gracias, encantado como siempre de que te acerques por mi pequeño blog, este microcuento lo escribí durante un curso sobre microrelatos que hice hace unos años y me gustó el resultado final. Y efectivamente refleja algo de mi opinión personal sobre el panorama televisivo actual, al menos el español, entre las abrumadora publicidad y los programas de cotilleos sobre famosos. Dejé de verla hace ya más de dos años prefiero leer un libro o navegar por la web a ver la TV.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: