EL PRÍNCIPE Y LA ESTRELLA

 Había una vez hace muchísimo tiempo, un bosque muy lejano, era un bosque encantado donde ningún ser humano había puesto los pies. Un día llegó a ese bosque un príncipe, que se había perdido por sus infinitos caminos, el pobre príncipe estaba algo asustado pues la noche extendía su manto y la oscuridad se cernía sobre él.

 Se rascó la frente preguntándose cual de aquellos caminos sería el de vuelta a su confortable castillo, pero su sorpresa fue mayúscula cuando sus dedos descubrieron que una cremallera partía desde su nuca recorriendo toda su espalda. La curiosidad superó el miedo a la oscuridad y sus dedos abrieron la cremallera, cayendo su piel como si de un disfraz se tratase, dejando a la vista un ser de luz, que desplegó unas hermosas alas.

 Entonces el príncipe descubrió que él nunca había sido humano, sus potentes alas le elevaron a los cielos nocturnos, llenándole de felicidad, pues aquel vuelo le había dado lo que siempre había anhelado: LIBERTAD

 El ser de luz descubrió en el firmamento una estrella que brillaba por encima de las demás, y a medida que se acercaba una cálida sensación de bienestar le indicaba el camino hacia ella. Cuando por fin sintió que estaba muy cerca, la calidez de la energía de la estrella se, transformó en calor, un calor abrasador.

   —¿Quién eres tú, que desprendes semejante energía? —Quiso saber el ser de luz.

   —Soy una estrella como tú, ven acércate, tócame y te transformaras en la estrella que estas destinado a ser —Le respondió.

 El ser de luz acercó su mano a la estrella y sintió dolor, un dolor tan intenso que la retiró con rapidez.

   ―Duele, duele mucho.

   ―No tengas miedo, puesto que tú también eres una estrella y no te va a ocurrir nada malo.

 Por segunda vez el ser de luz extendió la mano intentando tocar la estrella, pero una fuerte sacudida de dolor le hizo aullar en la oscuridad del firmamento, en su mente apareció una Letanía contra el Miedo, que había leído en un libro que encontró enterrado en las dunas de una playa.

 “No huiré del miedo. El miedo destruye el ser. Me enfrentaré a mi miedo. Dejándolo fluir. Y cuando haya pasado a través de mí. Veré que ya no queda nada. Sólo estaré yo.”

 El ser luminoso intentó con todas sus fuerzas superar el dolor, aferrándose a la Letanía, pero una segunda sacudida de dolor le obligó a retirar la mano, y temeroso de que volviera el dolor se alejó de la estrella.

 Su miedo al dolor le había vencido, y comprendió por fin que él nunca sería una de esas estrellas que brillan en el firmamento.

 Se posó en el bosque encantado, recogió el disfraz que era su piel, se lo ajustó a su cuerpo plegando con cuidado las alas y cerró la cremallera de su disfraz que era su piel.

 Levantó la vista y entre las ramas de los árboles contempló las estrellas.

   ―Quizás algún día…

 Y sin romper el silencio del bosque desapareció entre su espesura, buscando el modo de hallar el camino de regreso a su confortable castillo.

Under the Milky Way por Juvertson – http://www.flickr.com/photos/jurvetson/898622334/

Anuncios

Publicado el 30/12/2011 en relatos y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Ayyy, esos seres luminosos que se aprecen cuando menos te lo esperas. Muy bonito.

  2. Un relato enternecedor y que transmite muchísima fuerza. Lamentablemente, a lo largo de la vida, por miedo ( casi siempre infundados ) no nos atrevemos a descubrirnos y decidimos seguir caminando por la vida envueltos en máscaras.
    La vida es bastante cómoda si te quedas encerrado en tu jaula de oro. Un pájaro que jamás ha vivido en libertad jamás pensaría que más allá de sus barrotes hay todo un mundo esperándole. Pues algo parecido ocurre con nosotros, los humanos.
    Lo fácil es quedarse en la comodidad de lo que conocemos, lo difícil, enfrentarnos a la realidad y decidir cambiarla, adaptarla a nosotros mismos.

  3. Muy buena manera de describir lo que el miedo puede suponer para cualquiera. No llegar a ser lo que uno puede.
    Espero que con el tiempo vuelva a quitarse su traje e intentar ser estrella.

    Un abrazo

    Juan Luis Galán

    • Jonas Cobos

      Gracias Juan Luis, es un placer verte por mi blog, precisamente el relato es un reflejo de como me sentía en la época en la que lo escribí. Por suerte, las cosas han cambiado y son bastante mejores que en ese momento. Esas incertidumbres desaparecieron y aún quedan otras que espero también lleguen a desaparecer.

  4. Me encantó, dispuesta a leer estas bellos relatos. Reconocer el miedo es un paso adelante en el camino de mejorar la vida. Al desprenderse poco a poco de el, descubres que puedes ser tu mismo sin otra atadura. Saludos y un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: